MAS DE 25 AÑOS DE SERVICIO AVALAN NUESTRA TRAYECTORIA NO PIENSE SI SE PUEDE ENMARCAR O NO, IMAGÍNELO ENMARCADO Y NOSOTROS LO HAREMOS REALIDAD.

Junto con la Democracia estamos desde 1989 en la calle Loreto 32, Barrio de recoleta en ciudad de Santiago , realizando marcos para cuadros, espejos, ovales, bastidores, restauraciones, marcos para decoración, marcos para óleos, enmarcación de láminas, atendiendo a empresas, hoteles y particulares.

Trabajamos con la mejor materia prima del mercado, por eso nuestros productos tienen la calidad, la seguridad y el toque artesanal que su cuadro necesita.
Nuestra prestigiosa cartera de clientes, está integrada por empresas, hoteles y particulares, con ellos y con usted, renovamos en cada trabajo nuestro compromiso de excelencia técnica y humana.

Nuestro equipo humano está conformado por un excelente grupo de profesionales con una amplia trayectoria.
Garantizamos personal capacitado para cada una de las áreas que puedan ofrecer excelente servicio a nuestros clientes. Nos encanta compartir conocimientos, habilidades y experiencias complementarias, hacia un propósito común (un cliente satisfecho). Establecemos metas realistas y retadoras; asegurando resultados oportunos, previsibles y de calidad, por los cuales todos en DEL-REAL estamos mutuamente comprometidos.

Las paredes son como un espejo que representa al que ocupa un determinado espacio. Como elemento de la Arquitectura podríamos considerarlas una estructura generadora de privacidad, que también cumple la función de aislante acústico y térmico o bloque macizo bidimensional vertical.
Pero en verdad son mucho más que eso. Constituyen el elemento arquitectónico que, ya desde la prehistoria, brindó a sus habitantes la posibilidad de expresarse, de ser usado para contar algo sobre la personalidad de quien lo habita.
La decoración sobre los muros está presente desde la época de las cavernas, cuando los hombres pintaban lo que actualmente se conoce como arte rupestre. A través del mismo podemos saber muchas cosas sobre la vida de aquellas personas de otros tiempos.

Ahora, en pleno siglo XXI, continuamos compartiendo con nuestros antepasados la necesidad de vestir las paredes, de personalizarlas, de hacer que, de alguna manera, quien contemple nuestro hogar perciba nuestros gustos e intuya nuestra historia, y nosotros estamos justamente para ayudar a nuestros clientes a tomar las mejores decisiones en cuanto a los factores determinantes a la hora de enmarcar una obra de arte.

– Nos apasionamos por nuestros clientes

– Nos preocupamos por las personas

– Cumplimos nuestras promesas

– Nuestra mentalidad es que lo “podemos hacer”